miércoles, 2 de agosto de 2017

PICO URRIELLU POR LA VÍA PIDAL-CAINEJO (V). JULIO 2017


Nos embarcamos en esta aventura mi querido amigo y maestro Paco y un servidor, Prusik, para escalar esta vía mítica que dio origen a la escalada moderna en España. Cuesta creer que el Cainejo (Gregorio Pérez Demaría), mejor conocido en su pueblo como "el atrevidu" y el marqués de Pidal hicieran esta escalada con una cuerda de pita, alpargatas el marqués y descalzo el Cainejo. Y lo que es más: bajar por el mismo sitio. Cuando hay que apretar en las "panzas de burra" a 200 m del suelo, comprendes que hay gente hecha de otra pasta.


Así se presentaba nuestro objetivo


Salimos del collado de Pándebano un viernes para ir ascendiendo paso a paso hacia el vivac a pié de vía, donde pasaremos casi tres días de forma autónoma y escalando. Porteando nuestras pesadas mochilas y con una niebla que nos libra del sol, alcanzamos el refugio de Vega de Urriellu. Tenemos claro nuestro destino y apenas si paramos para cargar con 5 litros de agua cada uno, que hacen que el peso aumente en 5 kg, que nos ponen a prueba en la Canal de la Celada. Al final, prueba superada: alcanzamos nuestro "hotelito mil estrellas" con vistas al mar de nubes y de agua.









Ahí abajo se adivina nuestro alojamiento


Esa misma tarde decidimos calentar motores escalando los dos primeros largos de la vía del Paso Horizontal, cara Sur, que utilizaremos al día siguiente para descender de cumbre unidos a la Teógenes, con idea de evitar la saturada bajada de la Martínez con la consecuente lluvia de piedras que nos preocupa bastante.







Por hoy ya es bastante. Ahora a descansar y prepararse para mañana.





Este atardecer compensó la dureza del día.


Al día siguiente nos ponemos en marcha y llegamos a pié de vía dónde tan solo una cordada se nos había adelantado. Escalan ágiles y la espera es corta, así que empezamos el primer largo, con una travesía bastante laboriosa aunque no demasiado difícil. El segundo largo comienza con la conocida Llambrialina, donde se pone a prueba la adherencia de nuestros pies de gato y nuestra sangre fría. Salimos encima de una cueva y toca hacer un paso de grado II caminando, con las cuerdas recogidas para evitar desprendimientos. Eso si, con buen patio. Así alcanzamos el hombro noroeste, con una vista espectacular del refugio por un abismo de 200 m. Por fin comienza la escalada vertical, que yo personalmente prefiero a las travesías.






Nos esperan cinco trabajosos largos que vamos sacando con paciencia y buen ánimo. Las dos siguientes reuniones no son muy cómodas, pero después hay premio, llegando a una cueva que nos permite descansar y tomarnos un respiro para la batalla final.













Al fin superamos la última panza de burra y llegamos al último largo que haremos
trepando ya sin ningún tipo de seguro hasta la cima.


Aspecto de la trepada final ¡Ojito con bajar la guardia!




¡Reto conseguido!


Ahora toca bajar por el Anfiteatro a buscar la línea de rapel de la vía Teógenes, que comienza justo en el
 agujero de la Cepeda y a casita a cenar y dormirnos con una sonrisa viendo el cielo cuajado de estrellas.




Gracias amigo Paco por hacer posible estas aventuras que muestran la belleza oculta de las montañas y sus secretos y que nos hacen crecer como montañeros y como personas.

jueves, 22 de junio de 2017

Pirineos zona Aneto

Menudos días de disfrute en esta zona tan bonita de pirineos
temporada de deshielo baja con gran fuerza los torrentes de agua y le hace un entorno vivo y con gran fuerza.
Los días nos dejaron disfrutar de la montaña y los neveros en buenas condiciones para poder ser transitados cómodamente siempre con debida atención.
Corredor al collado rimaya al Maladeta en condiciones óptimas para abordarlo, su rimaya todavía oculta no dejo el paso libre para acceder por dicho corredor.
Un buen aperitivo para comenzar pues gozamos de un entorno con ambiente, nieve, roca, paisaje y altura.
Arduo trabajo para esquivar su escarpado borde hacia el valle de Cregüeña, sus enormes bloques no dejan indiferente la mente del que por allí pasa.
Finalmente acabando en el pico Abadias bajamos sin complicaciones llegando al Aneto punto final de nuestro viaje, aprovechando al máximo en la cima ya que el tiempo es estable.
¿Quién no es capaz de disfrutar de este entorno mágico?
 
Espero regresar pronto, nos vemos amigos.


domingo, 14 de mayo de 2017

VOLVEMOS A RIGLOS

VOLVEMOS A RIGLOS




Después de una larga temporada sin escribir... Me pongo en marcha en cuanto a retomar estos post en relación al mundo de la montaña, escalada,..

En esta aventura nos dirigimos mi compañero Fajolo y yo a la zona más recóndita de la comunidad aragonesa, en concreto Riglosv(HUESCA). Unas formaciones de barro con tantos de río, bastante compactas debido al transito de la gente... Aunque de vez en cuando oigamos... "bolo vaaaa".

Decidimos realizar la vía Murciana, sabiendo que es de lo más histórico y pintoresco que podemos encontrar en el abrupto lugar.

Siempre pensando en hazañas de aquellos lugareños que escalan con sogas de cáñamo y demás cacharrería que actualmente no usaríamos ni para labores de ferretería.

Comenzamos la vía  las 10.00 de la mañana.




GOPR2068 (1).jpg

Empezando la escalada... La aventura estaba asegurada!


GOPR2072.jpg


Bonitas vistas con el pueblo en la aparte superior de la fotografía.... Ya empezábamos a notar los efecto del Lorenzo.


IMG_4654.jpg

Vía Murciana... Una clásica entre las clásicas.... De verás ;)



GOPR2082 (1).jpg



GOPR2080 (1).jpg
Como nos acechaban desde arriba...

GOPR2069 (1).jpg



GOPR2069 (1).jpg




GOPR2060.jpg


IMG_4664.jpg


IMG_4671.jpg



Todo acabó en un fin de semana fabuloso y digno de repetir...

Esta claro que Riglos no tardará mucho tiempo en echarnos de menos.

Animo con esas escaladas compañeros ::))

lunes, 17 de abril de 2017

CORREDOR SURESTE PEÑA PRIETA 140417

⧫⧫⧫⧫Punto de partida el pueblo cántabro de Ledantes, larga subida hasta los puertos de Riofrio y con unas hermosas vistas, parte noroeste del Curavacas y de la este del Peña Prieta.


















Escogemos nuestra ruta y nos ponemos en marcha.
 
Primera pala de nieve que nos permite nuestra toma de contacto, en efecto, nieve blanda, buena huella y rápida progresión.
Esto nos pone al pie de las primeras dificultades
Subida que oscila alrededor de los 50º y puntos donde oscilaría los 70º; los estrechamientos me dio  sensación de estar casi vertical, la nieve seguía estando bastante blanda y la huella era muy fácil de hacer, no fue costosa su progresión y nos ofrecía a su vez seguridad constante.













Llegamos a la parte final y suaviza más 25º/30º es un campo amplio. Tras otro estrechamiento que su inclinación estará cercana a los 45º vemos la última rampa tiene una pequeña cornisa y su inclinación de salida es algo mayor. La nieve seguía estando genial, la huella fue estupenda en todo el recorrido.

 
Por fin arriba con muchas ganas de llegar, satisfechos del camino escogido, ¡Y de las vistas de alrededor no digamos!

La bajada la realizamos bordeando la Peña Los Altares y al margen izquierdo del rio Castrejón que para salvar el desnivel de su barranco debemos realizar un pequeño destrepe todo roto de unos 15m. II, que no veáis la gracia que nos hizo jejeje.
 

 
Con esto pusimos punto final a una ruta más de la montaña palentina, que este año me parece que como no nos demos maña... se nos ira la poca nieve que queda, a Georgi y a mi ya nos dejo aprovecharla.
 
Tan solo me queda dar ánimos, nunca se sabe donde podrá estar la siguiente aventura.

lunes, 3 de abril de 2017

Corredor Norte a cima E Espiguete

Nuestra aventura comienza con un amanecer de perros, estaba cayendo una fina cellisca y nuestras esperanzas de hacer lo que pretendíamos decrecían. Ya cuando el día empezaba a despuntar nuestra suerte cambio, era momento de ataviarse crampones, arnés y darnos un respiro; frío por todos el cuerpo, pero con más ganas que nunca de empezar.

Con las primeras luces la norte a nuestros pies, nos mostraba la primera opción elegida muy escasa en su primer largo.

Continuando con nuestro plan, ¡Esta si que parecía darnos más juego!








 Muy bien Ignacio, entonces preparados, listos, y... ¡YA!


Tras tomar un desvío de una pronunciada rampa en travesía, nos pone a los pies de la R0. Un gendarme, fisura y clavo es nuestra decisión para la RO



Tras un resalte de hielo y una rampa rondando 60º llegamos a la R1, clavo, dos friends y hasta un tricam  para esta ocasión en la mano izquierda ¡Esto marcha viento en popa!


Por lo visto nos vamos a seguir divirtiendo, nos espera otro resalte, ¡y bien helado!

Pasamos este resalte y tras una rampa montamos R2, vistas a las palas nevadas de la cara norte para amenizar nuestra presencia.
Para esta ocasión encontramos a la derecha un buen puente de roca, ayudado de dos friend. El ansiado solete esperándonos ahí arriba.


 Tras una ultima R3 intermedia, llegamos a la arista tras abordar una rampa de nieve protegiéndola y cruzar una pequeña cornisa. ¡Ayyy, como nos gusta esto! jejeje


Nos dirigimos al final de nuestro recorrido para llegar a la cima principal, todo bien recogido y con mucho cuidado, hasta el rabo todo es toro.
El día nos da tregua y el sol nos premia con su calorcito, después del tedioso comienzo merecido lo tenemos.
Fin de una actividad agradable, en un entorno que nos ha dejado disfrutar de sus recovecos, esta vez ha sido permisivo y que nos ha transmitido toda su grandeza; si ha todo le sumo la compañía de Ignacio... ¡No va más!

...Lastima que esta acabara, ¡Ya estoy pensando en la siguiente!